La Ley de Movilidades aprobada en Francia se enmarca dentro del objetivo del Ejecutivo de Emmanuel Macron de que el país alcance la neutralidad en carbono en 2025, con una reducción intermedia de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) del 37,5% para 2030, según informa Europa Press.

El texto también fija que las administraciones locales puedan restringir la circulación a los vehículos menos contaminantes, según sus criterios. El ministerio de Transportes francés recuerda que hay 23 comunidades, con una población total de más de 17 millones de habitantes, involucradas en el proceso y que han puesto en marcha este tipo de medidas.

Además, Francia creará un fondo de 350 millones de euros para triplicar el uso de la bicicleta y llevar acabo iniciativas como luchar contra los robos, crear aparcamientos seguros y un bono de movilidad sostenible.

Igualmente, el Gobierno galo invertirá 13.400 millones en cinco años (entre 2017 y 2022) para conseguir el objetivo de neutralidad en carbono, lo que supondrá un 40% más respecto al quinquenio precedente.

Cabe recordar que, en nuestro país, la Ley de Cambio Climático que propone el Gobierno de Pedro Sánchez (ahora en funciones) contempla la propuesta de prohibir la matriculación de vehículos diésel, gasolina, de gas e híbridos desde 2040 y su circulación desde 2050.