La Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam) considera que la puesta en marcha de un 'Plan 360 de impulso a la posventa' permitirá aumentar en un 10% los ingresos anuales de los talleres. Sólo en el último año su facturación se contrajo un 4%.

De esta forma, el déficit de matriculaciones y el creciente envejecimiento del parque siguen lastrando la actividad de la posventa, aquejada también de la rebaja de la cobertura de las pólizas y el menor número de kilómetros que ahora se recorren.

 

Concretamente, los vehículos de menos de cinco años, que son los que más pasan por el taller, están perdiendo peso como "clientes" en detrimento de los más antiguos, lo que explica en parte que el volumen de reparaciones cayera un 6% en 2014.

Precisamente, el mayor peso de los vehículos de más de diez años - que representan ya más de la mitad del parque - también supone un problema añadido para la posventa, sobre todo para los servicios oficiales. Ya no sólo porque cuanto más viejo es el coche menos se repara y menos rentabilidad deja al taller al ceñirse únicamente a las averías imprescindibles, sino porque muchas veces, como al propietario no le compensa la reparación, acaban abandonados a su suerte en los talleres, lo que les genera una pérdidas anuales cercanas a los 300 millones de euros.

Por si fuera poco, esta hipersensibilidad del consumidor al precio impulsa la proliferación de centros clandestinos. De hecho, alrededor de un 20% de las operaciones de reparación y mantenimiento se efectúan en talleres ilegales, lo que obliga al sector posventa a lidiar también con la competencia desleal de 'pseudoprofesionales' que actúan al margen de las reglas del mercado, generando unas pérdidas de más de 1.000 millones al año.

Además, la situación de los talleres se ve agravada en ocasiones, como se ha venido denunciando en el Foro de Talleres del que forma parte Ganvam, por la relación con las aseguradoras, que tratan de imponer el precio de mano de obra, baremos y peritaciones que rebajan en hasta un 40% el tiempo de reparación que emplean los centros, así como descuentos no negociados en piezas de recambio.

Ante esta coyuntura, Ganvam ha puesto en marcha un 'Plan 360 de impulso a la posventa' con el objetivo último de revitalizar un área de negocio estratégica para el sector de automoción. Este plan se orienta, por un lado, a aumentar su rentabilidad de los talleres y, por otro, a conseguir un redimensionamiento certero de un sector que se mueve entre los 40.000 y 45.000 talleres.

Esto pasa por que los centros de reparación vigentes cumplan con los criterios que marca la normativa aplicable pero también por cerrar aquellos ilegales que han proliferado al calor de la crisis.

Ganvam aboga, por lo tanto, por la creación de un registro oficial de talleres que garantice conocer con exactitud el número de centros actuales de reparación. De este modo se puede inventariar aquéllos que realmente cumplen con sus obligaciones legales y fiscales para actuar directamente sobre los que actúan de una manera arbitraria y con absoluta impunidad.