El vehículo de ocasión sigue consolidándose como solución de movilidad entre los conductores españoles. De hecho, las ventas de turismos y todoterreno de segunda mano registraron un crecimiento del 14,7% hasta febrero, con 291.749 unidades, según datos del Instituto de Estudios de Automoción (IEA) para la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam).

 

Estas cifras están en línea con la evolución positiva del mercado de nuevos, que creció un 26,7% en este mismo periodo, impulsado principalmente por la continuidad del Plan Pive.

Con estos números, la relación de ventas VO/VN desciende con respecto al año pasado y se sitúa en 1,9 vehículos usados por cada uno nuevo debido no a la pérdida de fuelle del mercado de segunda mano, sino al buen ritmo de las matriculaciones que marcan ya un año y medio de subidas consecutivas.

Aunque los datos de Ganvam siguen mostrando un mercado de VO cualitativamente débil, donde el 57,2% del total de las operaciones - 5,5 puntos menos que el año pasado - se realizan entre particulares, en la mayoría de los casos con vehículos sin contrato, garantía o historial de mantenimiento que respalde su rodaje, lo cierto es que se está consolidando un cambio de tendencia. De esta forma, las ventas en el canal profesional, que vienen repuntando desde meses atrás, acumulan una subida del 31,5% hasta febrero.

Estas ventas de profesionales se concentraron, sobre todo, en los vehículos "más deseados" del mercado, los de entre tres y cinco años, procedentes de flotas en su mayoría, que aumentaron nada menos que un 61,7% hasta febrero.

Precisamente, los resultados del canal profesional son un reflejo del mercado global de VO, donde los usados de empresa ( 42,1%) fueron los que más incrementaron su presencia en lo que va de año. Al finalizar las prórrogas de los contratos de renting solicitados por las compañías como medida anticrisis para evitar nuevas inversiones, se está produciendo la recuperación del stock.