El presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam), Juan Antonio Sánchez Torres, aseguró que la incorporación de los particulares en el Plan Pima Aire II, aprobada en Consejo de Ministros, supondrá un revulsivo para el mercado de vehículos de ocasión, contribuyendo a su crecimiento no sólo en cantidad sino también en calidad con turismos más jóvenes en el canal profesional.

De esta forma, la extensión a los particulares de los incentivos de hasta 2.000 euros recogidos en el Pima - que incluye a los seminuevos de hasta un año - impulsará la demanda de usados de corta edad, contrarrestando así el avance imparable de los vehículos de más de diez años, que han ido ganando terreno por su bajo precio, hasta representar el 49% del total.

En palabras de Sánchez Torres, esta modificación de los beneficiarios del programa - al que sólo podían acceder hasta ahora pymes y autónomos - supone respaldar la cruda realidad de todas esas familias que necesitan una solución de movilidad pero no pueden acceder al mercado de nuevos por falta de financiación.

Ahora, en lugar de limitarse a modelos muy antiguos y de alto kilometraje que ofertan otros particulares, tendrán un incentivo para acudir a un concesionario o compraventa en busca de vehículos muy asequibles pero con todas las garantías.

Para Ganvam, este aparente pequeño cambio supone "un gran paso" para el segmento de VO, porque contribuirá a profesionalizar un mercado en manos de particulares, reforzando la tendencia que ya se ha notado en estos meses de vigencia del Pima. En lo que llevamos de ejercicio, las ventas en el canal profesional crecieron un 0,5% y fueron precisamente los usados más jóvenes ( 13,3%) los más representativos.