FACUA-Consumidores en Acción ha elaborado un estudio comparativo sobre las tarifas de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) en las 17 comunidades autónomas, importes cuyas diferencias alcanzan hasta el 82,2% en turismos de motor diésel y hasta el 170,2% en motocicletas.

 

Las comunidades autónomas regulan la tarifa que debe aplicarse o un precio máximo, por debajo del cual pueden competir los operadores públicos y privados que operan en el sector. Sólo la Comunidad de Madrid ha renunciado a la regulación tarifaria, siendo a día de hoy la ITV más cara para los turismos diésel. FACUA reclama al Gobierno madrileño que vuelva a regular las tarifas, de manera que cada año se fijen precios máximos en el sector.

En España conviven distintos modelos de gestión, puesto que son las comunidades autónomas las que regulan los sistemas de ITV. Hay comunidades donde únicamente operan centros de inspección públicos (dependientes de la administración o de una empresa pública), en otras sólo operadores privados y también hay casos en los que conviven estaciones de ITV públicas y privadas.

En nuestro país estos regímenes hacen que existan distintos precios, tarifas y precios privados y tasas. Esto motiva que en algunas comunidades autónomas se aplique IVA y en otras no, que en unas exista un mayor control de los importes, pues las tasas se someten a aprobación pública, mientras que en otras la liberalización del sector, como en Madrid, no tenga establecido un precio mínimo ni máximo.

El precio más caro para las inspecciones es el que se aplica de media en Madrid para los turismos diésel, 53,30 euros. La tarifa media más baja es la de Extremadura, 29,25 euros para cualquier tipo de turismo (en este caso, las estaciones gestionadas por la administración cobran 26,50 euros, el mismo precio que aplican las empresas privadas, aunque éstas tienen que repercutir el IVA, por lo que sube a 32,00 euros). A las tarifas aplicadas hay que sumar la tasa de tráfico fijada por el Ministerio del Interior en 3,90 euros.

Las mayores variaciones en las tarifas de la ITV para 2015 se han producido en Castilla y León, con una reducción del 20% para los turismos de gasolina y diésel. Esta comunidad ya anunció esta bajada en el mes de agosto de 2014, tras la publicación del anterior informe de la asociación. FACUA, que ya en su momento valoró positivamente el anuncio, siempre ha considerado que la rebaja debería ser mayor.

La asociación lleva años reclamando que antes de aprobar las nuevas tarifas a aplicar por las estaciones de ITV, éstas realicen estudios para conocer las necesidades en los próximos años e incrementar o reducir las tarifas de manera progresiva y razonable.

FACUA espera que a esta decisión del gobierno de Castilla y León se sumen para el próximo año el de otras autonomías para garantizar un precio razonable para los consumidores.

Para este año, además de Castilla y León, otras comunidades han bajado sus tarifas, en algunos casos adaptándose al IPC del mes de referencia que toman para calcular la actualización de las mismas. Por orden alfabético, son Andalucía (-0,2%), Mallorca (-0,3%), Cantabria (-0,1%), Galicia (-1,6%), La Rioja (-0,7%) y País Vasco (-0,1%). Ceuta y Melilla también las han reducido un 0,1%.

Las mayores subidas de precio de la ITV para turismos de hasta ocho plazas se han producido en Madrid, con un incremento medio del 2,5% en gasolina con catalizador y un 2,3% en diésel y en Murcia (un 1,6% de media, un 2,4% para los automóviles de gasolina con catalizador en las estaciones públicas y un 2,2% en diésel, porcentaje que se sitúa en el 1% en el caso de las concesionarias).