El Grupo Terry moderniza sus instalaciones en el polígono Carretera Amarilla (Sevilla) para dar cabida a la marca Honda en el concesionario Motor Terry, de 1.500 metros cuadrados.

Además de una inversión de dos millones de euros, se han creado cinco nuevos puestos de trabajo. En palabras de Eduardo Pérez, director general de Motor Terry, "es un buen momento para tener otra marca, porque pertenece a un sector más alto que Citroën, por lo que no nos canibalizamos".

Honda contará ahora con su segundo concesionario en la capital hispalense. Sin duda, la crisis que vive el sector ha traído consigo una reorganización y reagrupación de las marcas en los últimos tiempos, aunque, destacó Pérez, "Honda y Citroën tendrán espacios claramente diferenciados".

"Ahora lo que buscamos es un concesionario viable. En otra época queríamos que fueran bonitos. La clave de supervivencia del negocioes dimensionarse correctamente. Ya no hay cabida para los grandes mausoleos", afirmó el presidente de Honda en España, Marc Serruya. En este sentido, explicó que la idea es que se vendan 200 unidades durante 2014.

Asimismo, coincidió con Pérez en la importancia de la posventa para el futuro de un negocio como el de los concesionarios. "Lo que nunca debe fallar es la calidad del servicio", subrayó, al tiempo que Pérez recordó que su concesionario tiene abierto de 7 a 22 horas para solucionar los problemas que puedan tener los clientes. "Este servicio ya lo dábamos con Citroën y ahora también lo haremos con Honda".