El fabricante de componentes para automóviles Johnson Controls, a través de la 'joint venture' que mantiene en China, Chongqing Yanfeng Johnson Controls Automotive Components, acaba de abrir una nueva planta de producción en la ciudad de Chengdu.

La compañía afirmó que este nuevo centro productivo permitirá reforzar su capacidad de producción en el oeste de China, al suministrar asientos y otros componentes y servicios que apoyan los programas de producción del fabricante sueco de automóviles Volvo en el país asiático.

El vicepresidente del grupo y director general de la firma en China, Johannes Roters, apuntó que Johnson Controls es uno de los socios estratégicos de Volvo en todo el mundo. "Suministramos de forma continua a nuestros clientes productos, tecnologías y servicios de primera calidad en todo el mundo", apuntó.

En este sentido, la corporación estadounidense considera que se ha convertido en el primer gran proveedor de componentes en instalarse en China, tras el inicio de los programas de lanzamiento de vehículos puesto en marcha por Volvo en la región.

Roters indicó al respecto que la empresa está comprometida a la hora de superar las expectativas de los clientes, mejorando de forma continua sus capacidades en colaboración con sus socios. "La planta de Chengdu muestra una vez más nuestra dedicación al mercado chino", concluyó.