Un estudio llevado a cabo por el fabricante de neumáticos Goodyear y la Asociación Europea de Autoescuelas (EFA) desvela que para el 77% de los instructores la causa principal de una conducción peligrosa entre los jóvenes españoles es la falta de consciencia de las posibles consecuencias de los accidentes.

Los conductores jóvenes tienen el doble de posibilidades de verse implicados en accidentes que ningún otro grupo de edades. Los profesores de autoescuela aseguran que las principales causas de la conducción peligrosa entre los jóvenes españoles son:

- Falta de consciencia de las posibles consecuencias de los accidentes entre  los conductores noveles (77%).

- Consumo de drogas y alcohol (70%)

- Distracción por los teléfonos móviles (59%)

- Falta de experiencia (52%)

- Delirios de inmortalidad (42%)

- La idealización por parte de la cultura popular de la conducción temeraria (41%).

Las distracciones causadas por el consumo de drogas y alcohol son mucho peor percibidas en España que en la UE. El 70% de los monitores consideran que su consumo provoca una conducción temeraria, comparado con el 49% de la media del resto de Europa.

La incidencia y la percepción de estos factores varían en todo el continente. Así, los instructores franceses perciben el uso de las drogas y el alcohol como la principal causa de la conducción temeraria (85%), mientras en Polonia los profesores dicen que la presión de sus colegas es la mayor causa de la conducción peligrosa entre los jóvenes (73%).

El Programa de Prevención de Riesgos Viales en Jóvenes, que en 2013 por segundo año han desarrollado Goodyear y el RACE por toda España, hace especial hincapié en la concienciación de los jóvenes en los dos primeros factores de riesgo detectados en España.

Entre los talleres que componen el programa, uno de los más destacados es el simulador de vuelco, que muestra a los jóvenes las posibles consecuencias que puede tener no llevar el cinturón de seguridad abrochado en caso de vuelco.

Por otro lado, los simuladores de conducción les permiten percibir los efectos negativos que la ingesta de drogas y alcohol puede tener en la conducción.