La Guardia Civil, en el marco de la operación 'Cigüeñal', desarrollada en La Rioja, procedió al desmantelamiento de una organización criminal dedicada al robo y desguace de vehículos, que también actuaba en la Ribera de Navarra y Zaragoza.

En el operativo fueron detenidas diez personas a las que se les imputan diferentes hechos delictivos, tales como pertenencia a grupo criminal, robo con fuerza, estafa, falsedad documental, robo y hurto de vehículo a motor y un delito ecológico. Igualmente se dictaron órdenes de búsqueda, localización y detención contra otras cuatro personas implicadas en estos hechos.

Entre los detenidos hay personas de nacionalidad española, georgiana, marroquí y rumana, siendo vecinos de Autol, San Adrián, Rincón de Soto y Calahorra. La organización estaba perfectamente estructurada, teniendo cada uno de sus miembros unas funciones claramente delimitadas, en las que se habían especializado.

Así, un primer escalón se encontraba el cabecilla del grupo junto con una administrativa, un segundo se dedicaba a cometer los robos de vehículos, un tercero se encargaba del desguace y "maquillaje" (alterar los números de bastidores y cambiar las matrículas), y el cuarto y último a la distribución de las piezas en otros desguaces y venta de vehículos ya doblados.

Todas estas acciones se llevaban a cabo en tres talleres, ubicados en Aldeanueva, Autol y el principal en la localidad de Calahorra.

Para la falsificación de las documentaciones contaban con el apoyo de los responsables de una gestoría domiciliada en Calahorra, lo que les permitía reintroducir nuevamente la mercancía en el mercado automovilístico.