La Asociación Malagueña de la Automoción considera que, pese al aumento en las ventas, aún se tardarán años en recuperar los más de 1.500 puestos de trabajo que se han perdido en este sector en la provincia de Málaga desde 2007.

Sin duda, la construcción y el automóvil han sido dos de los sectores más golpeados en Málaga por la crisis. No obstante, el de ventas de coches parece repuntar si nos atenemos a las cifras hasta el pasado mes, en el que se matricularon en la provincia cerca de 1.500 automóviles, un 10% más que en noviembre de 2012.

Las perspectivas para el 2014 también son positivas, pues la patronal prevé un aumento del 15%. Pese a todo, su presidente, Juan Peña, calcula que todavía quedan años para recuperar los puestos de trabajo que se han perdido, aunque augura que si se cumplen las previsiones del próximo año se podrían comenzar a realizar incorporaciones en talleres, agentes y concesionarios.

"Las matriculaciones en Málaga han crecido y el mercado ha cambiado", indica Peña, que matiza que se han cerrado delegaciones de concesionarios y talleres. Asimismo, desde la patronal ven imprescindible conservar los incentivos del gobierno en el Plan Pive para mantener el ritmo de crecimiento en las ventas.