Las actuaciones de la Policía Adscrita de la Junta en Córdoba se llevaron a cabo tras la denuncia de la Asociación Profesional del Sector de Talleres y Automoción de la provincia de Córdoba (Atradeco), que alertó de la existencia de una serie de instalaciones potencialmente irregulares y que no cumplían la normativa ambiental, industrial, de consumo y municipal, entre otras.

Así, de los 17 talleres inspeccionados se han localizado seis en los cuales se realizaban trabajos de reparación de vehículos sin autorización o licencia para dicha actividad, y otros dos en los que se incumplía la normativa relativa a las obligaciones como productor de residuos tóxicos peligrosos, informa el portal Lucena Hoy.

Los agentes verificaron que estos talleres contaban con maquinaria, piezas de repuestos y herramientas propias de talleres convencionales. En su interior también encontraron vehículos en proceso de reparación y acumulación de residuos tóxicos peligrosos como aceite residual de motor, lubricantes, trapos y envases contaminados, piezas usadas, filtros, neumáticos o baterías, con el riesgo que eso conlleva para el medio ambiente.

Estos establecimientos clandestinos tampoco aportaron la correspondiente documentación de alta en la Seguridad Social, además de no estar acondicionados para acometer la debida gestión de los residuos ocasionados, eludiendo el pago de impuestos y tasas e incurriendo en competencia desleal con los talleres que sí cumplen con la normativa vigente.

Tras la actuación de la Policía Adscrita en esta materia, el presidente de Atradeco, Francisco Molina Castro, agradece a este cuerpo policial el éxito en el dispositivo desplegado. “Actuaciones como la de la Policía Adscrita genera confianza en los empresarios y es de recibo reseñar el excelente trabajo realizado”, comentó en una carta remitida al Jefe Provincial de la Policía Adscrita en Córdoba, Antonio Monserrat.