La Policía Nacional de Albacete desmanteló un taller ilegal ubicado en Albacete, donde se hacían trabajos de mecánica y desguace. El local contaba con varios empleados de origen rumano que no tenían contrato y atendían a los clientes incluso por la noche, fuera del horario de atención al público.

Meses atrás, en abril, la Comisaría de Policía ya llevó a cabo una operación similar a otro centro de trabajo ilegal, en este caso a las afueras de la capital albaceteña.

Fuentes policiales indicaron que taller estaba regentado por un hombre de nacionalidad rumana y que en el momento del desmantelamiento había varias personas trabajando dentro, en un gran número de turismos y furgonetas.

El taller está vallado y carece de cartel, publicidad, placa u homologación que anuncia una actividad comercial, pero no obstante, "su actividad ha sido incesante y en los últimos meses "han reparado un gran número de vehículos", recalcó la Comisaría.

En el mencionado local se hacían reparaciones, cambios de piezas, de aceite, filtro y combustibles. Indicar, por último, que no se han producido detenciones.