El mercado de coches cerró la primera mitad del año con un registro de 386.353 matriculaciones que, frente a las 406.071 de enero-junio de 2012 suponen un descenso del 4,9%.

Los datos facilitados por las asociaciones de fabricantes (Anfac), de vendedores (Ganvam) y de concesionarios (Faconauto), señalan que en junio se saldó con 72.766 matriculaciones, un 0,7% menos que las 73.529 del mismo mes del año pasado.

En este mes, el canal de particulares ha sido el animador del mercado, con una nueva subida de las matriculaciones, cifrada en el 13,6%, fruto de los efectos del Plan PIVE que se empiezan a sentir en este sector comercial.

El Plan PIVE contabiliza ya más de 115.000 reservas, con más de un 70% del presupuesto comprometido. De hecho, las estimaciones que maneja el sector es que los fondos destinados a este Plan se agoten durante el mes de julio, sólo seis meses después de su puesta en marcha.

El ritmo de reservas se ha acelerado de manera considerable en las últimas semanas, al pasar de una media de 1.100 diarias a casi 2.000 reservas de promedio.

Las asociaciones del sector consideran que los efectos recaudatorios del Plan son muy importantes y ya evidentes, pues sólo la demanda adicional generada ha supuesto hasta la fecha unos ingresos adicionales de más de 100 millones de euros para el Estado.

Al margen de los particulares, el canal de empresa destaca por una caída continuada, de forma que estas matriculaciones pierden en el cómputo global, con un nuevo descenso en junio del 24,4%, con un volumen total de 16.275 unidades.

En los primeros seis meses del año, las ventas a empresas retrocedieron un 22,8%, con un volumen acumulado de 94.903 unidades.

David Barrientos, director de Comunicación de Anfac, cree importante tomar medidas para revitalizar la actividad de pequeñas y medianas empresas, autónomos y emprendedores, con el fin de frenar el desplome de este canal y generar un mayor clima de confianza empresarial.

Según el presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, "si bien las compras de particulares están entrando en una dinámica de crecimiento gracias al PIVE, no podemos echar las campanas al vuelo".

El 30% de los concesionarios ha desaparecido con la crisis y la rentabilidad de las redes marcó negativo en el primer trimestre debido a la caída de la actividad de taller y recambio, muy afectada por el desplome de las ventas y la alta edad media del parque que se mueve en los diez años, agregó el mandatario.

Si la DGT quiere que en 2016 la mitad del parque tenga siete años o menos, se deberá apoyar también al vehículo de empresa, generalmente más joven y mejor mantenido, articulando medidas fiscales que beneficien la renovación de las flotas y haciendo que fluya el crédito, para así incentivar la demanda en un momento en el que invertir en la compra de un coche se ve más un lujo que una necesidad.

Jaume Roura, presidente de la patronal de los concesionarios Faconauto, alega que "hacía tres años que no veíamos en los concesionarios un comportamiento tan positivo de las ventas de coches a las familias. El PIVE 2 está detrás de esta tendencia".

Este éxito ha permitido mantener el mercado y revitalizar el resto de cadena de valor de la automoción, insiste Roura, que añade que ello se ha debido en gran medida a la rapidez con la que los concesionarios están recibiendo el dinero que adelantaron a los compradores.