"Las esperanzas del empleo están en el automóvil, que es el único sector que tira de la industria y del empleo", así de contundente se muestra Mariano Cerezo, responsable de automoción y componentes de MCA-UGT.

Así, los 30 nuevos modelos que han atraído hacia las 16 fábricas que tienen en España las principales marcas para el periodo 2014-2017 están animando la contratación. De hecho, la automoción se presenta como el motor de la creación de empleo que podría arrancar este año por primera vez desde que se inició la crisis económica.

Por ahora, los fabricantes han comenzado con las primeras incorporaciones (en general, de carácter temporal). Ya durante 2013 se produjo un incremento de las plantillas en las factorías de 1.800 trabajadores, según la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), lo que supone un aumento del 2,88% respecto al ejercicio anterior, frente a una pérdida del 5,3% de asalariados del resto de la industria.

Para la asociación, "el ciclo inversor comenzó en 2013 con las adjudicaciones de nuevos modelos en todas las plantas y 3.500 millones de euros invertidos". Ford y Renault están contratando personal, continúa Cerezo, mientras que el resto de fabricantes (PSA, Iveco, Nissan, Opel, Seat, Mercedes...) han recuperado a los trabajadores que estaban sujetos a expedientes de suspensión de empleo temporal, algunos de los cuales todavía siguen activos, para afrontar el aumento de la producción.

En opinión de Joaquín Ferreira, responsable de automoción en CC OO, "gracias a las medidas de salvaguarda del empleo que negociamos al comienzo de la crisis, tras la caída en picado de las ventas de coches, el sector del automóvil no se ha visto impactado de una forma tan grave como el resto de la industria por la situación económica".

"Entre 2008 y 2013 los fabricantes de automóviles solo ha destruido un 0,8% del empleo, frente al 16% de la industria básica. Hemos perdido condiciones salariales, pero hemos mantenido el empleo", agrega Ferreira.

Es cierto que el automóvil ha sido un sector modélico en la implantación de medidas de flexibilidad para adecuarse a las necesidades de la producción y frenar los despidos que se han impuesto en la mayoría de las ramas económicas. "Donde existe una representación sindical fuerte y preparada se consigue mantener el empleo", dicen en UGT.

Así, según Anfac, tras el aumento de 1.800 puestos de trabajo de 2013, durante el primer cuatrimestre de este año los fabricantes de coches han hecho 6.000 contrataciones. Y con ellos los productores de componentes y los concesionarios, que han sido el segmento de la industria del motor más afectado por la crisis, con casi 50.000 empleos perdidos, indica Blas Vives, secretario general de Faconauto.

Vives pronostica que este año va a seguir la recuperación y se van a crear entre 1.500 y 2.000 puestos de trabajo. Las ayudas del Plan Pive, que rebajan de media 4.228 euros el precio del coche vendido, son determinantes para el alza de las ventas de vehículos. "Más del 60% de las operaciones de las marcas se hacen con las ayudas. Sin el Pive sería impensable una recuperación", sentencia.

Las previsiones de UGT indican que durante este año las plantillas del sector podrían incrementarse en 2.000 personas netas respecto a antes de la crisis. "2015 será el año de la explosión en la contratación, con unas 5.000 contrataciones entre fabricantes de vehículos y de componentes.

Las marcas, principalmente Renault, Ford, Nissan, Mercedes e Iveco, contratarán a unos 2.000 trabajadores netos y los productores de componentes a unos 3.000 si las ventas de coches evolucionan favorablemente, avanza Cerezo. Según sus datos, empresas auxiliares como Gestamp, Faurecia, Grupo Antolín o Grupo Lear ya están creando nuevos puestos de trabajo.