El Día Mundial en recuerdo de las víctimas de accidentes de tráfico se celebrará el próximo 20 de noviembre, motivo por el cual Aeca-ITV quiere “recordar la devastación emocional y económica causada por los accidentes de tráfico, tomar conciencia del sufrimiento de las víctimas de este tipo de siniestros y el de sus familiares, y homenajear la labor de los servicios de apoyo y rescate”.

Aeca-ITV reivindica el papel clave que desempeña la Inspección Técnica de Vehículos en la reducción de la siniestralidad en carreteras y de víctimas mortales. Según el estudio Contribución de la ITV a la Seguridad Vial 2012 de la Universidad Carlos III, las ITV evitan al año 170 víctimas mortales, cerca de 11.000 heridos y al menos 11.000 accidentes de tráfico. Además, si el 20% de los vehículos que no acuden a las ITV lo hubieran hecho, podrían haberse evitado al menos 7.100 accidentes, cerca de 7.000 heridos y 110 muertes adicionales.

Desde la organización recuerdan que casi el 40% de los fallecidos en accidentes de circulación se producen durante el crepúsculo y la noche. De acuerdo a los últimos datos de defectología disponibles, se detectaron 1,5 millones de defectos graves en alumbrado y señalización, siendo este el defecto grave más común detectado y un 25% del total de fallos técnicos graves. Además, los defectos graves en frenos son de los fallos técnicos que más inciden en accidentes y éstos suponen un 15,5% del total de defectos graves detectados.

Finalmente, Aeca-ITV hace hincapié en que la edad media del parque nacional de vehículos ronda los doce años y que, a mayor antigüedad, es más probable que el automóvil presente algún fallo técnico grave del cual el usuario no sea consciente. Por ello, la labor de las ITV en el contexto actual es especialmente necesaria en la prevención de accidentes.