El volumen de reparaciones de vehículos disminuyó un 18,7 % en la Región de Murcia en los últimos cuatro años, un descenso en línea con la media nacional donde la caída fue del 19 %, según el estudio 'Evolución de la posventa en la crisis' elaborado por Audatex con motivo de la jornada de talleres que organiza la Federación de Empresarios del Metal de Murcia (FREMM).

El informe, realizado a partir del análisis de más de 4,2 millones de valoraciones de siniestros, atribuye esta caída de las reparaciones al desplome de las matriculaciones, que ha provocado una desaceleración del crecimiento del parque y, por tanto, de la masa crítica de autos a reparar. Concretamente, Murcia experimentó una caída de sus ventas del 36 % en los últimos cuatro años.

Además, esta debacle de las matriculaciones (unido al alargamiento de la vida útil de los vehículos) ha favorecido sobremanera el envejecimiento del parque rodante. En la actualidad, el 53 % del parque supera la década, lo que explica que el 60 % de las reparaciones se realizaran en vehículos de hasta siete años.

Se trata de un dato interesante si tenemos en cuenta que antes de la crisis más de la mitad de las intervenciones en taller se daban en vehículos de hasta cinco.

Asimismo, otro de los factores que influyen en esta caída de la siniestralidad es la rebaja de la cobertura de las pólizas de auto, lo que ha afectado principalmente a la actividad de carrocería, cuyas reparaciones no son tan imprescindibles como las de naturaleza eminentemente mecánica.

El pasado año, el área de chapa y pintura reportó a los talleres murcianos el 45 % de sus ingresos, lo que supuso unos 122 millones de euros, un 21 % menos que en 2009. En total, el mercado murciano de la posventa facturó más de 272 millones en 2012.

La crisis y la pérdida de poder adquisitivo de los murcianos también afectó al coste medio de las reparaciones. De hecho, mientras en 2009, la factura en taller superaba los 1.000 euros, en 2012 se redujo un 2,5 %, hasta los 975 euros de media. En cuanto al tipo de reparaciones, aquellas de hasta 1.200 euros fueron las más predominantes en la región, llegando a alcanzar el 80 % del total.