Más rodaje de los vehículos y coches más jóvenes. Esto es parte del escenario deseado por los talleres y que poco a poco ya se empieza a vislumbrar al hilo de la recuperación económica. Se venden más coches, hacen más kilómetros y por consiguiente aumentan sus pasos por el taller. En el caso de Andalucía, se prevé que las reparaciones crezcan un 1% este año, a un ritmo similar al del conjunto del país y mejorando el 8% de caída de 2014, según el informe "Los talleres andaluces, a las puertas de la recuperación", elaborado por Audatex con motivo de las Jornadas para Talleres de Reparación de Automóviles de la Provincia de Sevilla, celebrado en Sevilla y organizado por Fedeme.

Sin embargo, el mercado de la posventa en Andalucía todavía tardará un año en ver la recuperación pues no es inmune a la realidad que atraviesan los talleres como son el envejecimiento del parque y la proliferación de los centros ilegales, que tan fuertemente están impactando en la facturación de los reparadores obligándoles a ajustar precios para ser más competitivos. Todo esto provocará que los ingresos de los talleres andaluces desciendan un 3% este año, la mitad que un año antes.
El mapa por provincias muestra un comportamiento muy dispar con respecto a la previsión de ingresos. Así, los talleres de Córdoba y Huelva prevén un 2015 más benigno, con una facturación ligeramente superior a la del 2014 en el caso de los reparadores cordobeses ( 1%) y plano en el caso de los onubenses. El resto de regiones andaluzas proyectan caídas moderadas en Cádiz y Málaga de entre el 1 y el 2%; mientras que Jaén, Sevilla, Granada y Córdoba esperan descensos más acusados en sus ingresos, de entre el 4 y el 8%.
El informe de Audatex -elaborado a partir del análisis de más de 4,2 millones de reparaciones- atribuye, principalmente, esta caída de los ingresos de los talleres andaluces a la configuración del parque automovilístico en la comunidad, con un 52% por vehículos de más de diez años, muy parecido al 53% de la media nacional.
No obstante, en algunas provincias andaluzas es más notorio si cabe este envejecimiento, como Jaén donde casi seis de cada diez vehículos que circulan por sus carreteras supera la década. En el caso de Almería y Granada este rango de edad es visible en el 54% del parque local, mientras que el resto de provincias se manejan en porcentajes superiores al 50%.
Esta tendencia hacia un parque más envejecido tiene un impacto directo en la actividad del taller, pues al contrario de lo que se piensa, un vehículo con más años pasa menos por boxes. Así, tal como constata el estudio de Audatex, un coche de uno a tres años de rodaje acude entre dos y tres veces al taller anualmente, pero cuando supera la década de antigüedad entra apenas una vez al año e, incluso, hay ejercicios en los que no pasa por las manos de un profesional de la reparación.
El impacto de la antigüedad en el parque también se deja entrever en la rentabilidad de las operaciones de reparación pues en el caso de los vehículos con más de diez años el importe puede superar el valor venal del vehículo y, por tanto, en la mayoría de los casos no compensa seguir adelante con la reparación. Si el conductor opta finalmente por su paso por boxes, se limitará lo imprescindible para que el coche pueda seguir circulando y, además, optará en muchos casos por piezas de recambio más económicas.
Según el responsable del Mercado Posventa de Audatex, José Luis Gata, "la recuperación del sector automoción en lo concerniente a la posventa es muy lenta pues actualmente está viviendo de un parque cuya masa está en los vehículos mileuristas, es decir, los de más edad y los que menos dejan al taller. A pesar de la reactivación de las matriculaciones y del ligero aumento del consumo, lo cierto que es que la verdadera recuperación de los talleres andaluces debe venir de la digitalización de los procesos para mejorar su rentabilidad a lo largo de toda la cadena, desde que entra el coche en el taller hasta que sale".