Launch Ibérica se ha implicado de lleno en el campo de la Responsabilidad Social de las Empresas a través de la ISO:26000. La auditoría de dicha ISO ha sido llevada a cabo por Ètia, especialista en este campo, quien ha realizado la evaluación de pertinencia previa a la obtención de dicha certificación.

La aventura se inició el pasado año con la implicación en el proyecto RIMED (Empresas Resposables del Mediterraneo), fueron a Roma en representación de las empresas españolas participantes en el proyecto. De ese modo Launch Ibérica se convirtió en pionera en España con este nuevo estándar, yendo más allá del mero cumplimiento legal y de la excelencia de gestión de la ISO:9001 (otorgada por TÜV Intercert en Noviembre de 2010).

La intención de esta norma es la de promover un entendimiento común en el campo de la responsabilidad social, complementar otros  instrumentos e iniciativas relacionadas con la responsabilidad social (no sustituirlos), y en ningún caso pretende sentar bases para acciones legales, quejas, excepciones u otras demandas en ningún proceso nacional o internacional ni el impedir el desarrollo de Normas Nacionales que sean más específicas, más estrictas o de diferente tipo.

Con la aceptación de este nuevo "guión", conceptos como el de Rendición de cuentas (condición de responder por decisiones y actividades ante los órganos de gobierno de la organización, autoridades competentes y, más ampliamente, ante sus partes interesadas) o Debida Deligencia (proceso exhaustivo y proactivo para identificar los impactos negativos reales y potenciales de carácter social, ambiental y económico de las decisiones y actividades de una organización a lo largo del ciclo de vida completo de un proyecto o de una actividad de la organización, con el objetivo de evitar y mitigar dichos impactos negativos) han sido debidamente interiorizados para su obligado cumplimiento por parte de todo el equipo de LAUNCH en España.

A modo de resumen, podemos decir que lo principios de la RSE son: Rendición de cuentas; transparencia; comportamiento ético; respeto a los intereses de las partes interesadas; respeto al principio de legalidad; respeto a la normativa internacional de comportamiento.

Esperamos que cada vez más empresas sigan estos patrones que ayudan a un crecimiento solvente y comprometido con la sociedad.