El 52% de los coches que circulan por Europa son diésel, porcentaje que podría caer hasta el 25% en sólo tres años, estiman desde Ferdinand Dudenhoeffer, director del Center for Automotive Research (CAR), de la Universidad de Duisburg-Essen. Por su parte, Alix Partners asegura que ese porcentaje caerá hasta sólo el 9% en 2030, mientras que LMC Automotive espera que la caída sea más gradual en Europa, significando el 49,3% en 2016, el 43,5% en 2020 y el 39% en 2025.

Desde la página web de Faconauto informan de que el diésel ya cayó hasta el 48,3% del mercado en agosto, el dato más bajo desde de 2011. En 1990 sólo el 10% de los coches que se vendían en Europa eran diésel, pero esta cifra se disparó hasta cerca del 60% en 2011. Esta transformación vino también consigo gracias a las mejoras tecnológicas, que han convertido los motores diésel en eficientes, silenciosos y capaces de proporcionar una aceleración casi inmediata.

A pesar de la inversión de los fabricantes en la tecnología diésel, las restricciones de sus autoridades están haciendo replantearse el futuro al respecto. Es el caso de PSA-Peugeot Citroën y Renault, este último replanteándose reducir la producción de motores diésel.