Los coches nuevos que se vendieron en 2014 emiten de media un 2,6% menos dióxido de carbono (CO2) que los vendidos el año anterior, y casi siete gramos de CO2 por kilómetro por debajo del objetivo europeo para 2015.

 

Datos de la Agencia Europea del Medio Ambiente, recogidos en un artículo de ABC.es que les adjuntamos íntegramente, indican que el nivel de emisión promedio de un coche nuevo vendido el año pasado pasado fue de 123,4 gramos de CO2 por kilómetro, significativamente por debajo de la meta para 2015, fijada en 130 gramos.

Se trata de unas cifras que vienen a apuntalar la tendencia marcada desde 2010, con una reduccuión acumulada de 17 gramos de CO2 por kilómetro, que equivale a un 12%. No obstante, harán falta mayores esfuerzos de los fabricantes para alcanzar el objetivo para 2021, más ambicioso, que es de 95 gramos.