El Gobierno de Estados Unidos ha acabado de perfilar las normas para regular el tráfico de los vehículos eléctricos y los híbridos, que, a partir de ahora, tendrán que emitir una señal acústica cuando su velocidad empiece a superar los 30 kilómetros por hora, para avisar a los peatones, ciclistas o personas ciegas, informa Faconauto.

Este requerimiento del Congreso norteamericano afectará principalmente a marcas como Tesla, Toyota o Nissan, que tendrán que ponerla en práctica a partir de septiembre de 2019. El Departamento de Transporte de Estados Unidos espera que la medida afecte a unos 530.000 vehículos y ayude a prevenir 2.400 accidentes para 2020.

Según publica Reuters, la industria tendrá que invertir unos 39 millones de dólares anuales (36,41 millones de euros), ya que tendrán que añadir un altavoz externo resistente a la lluvia para poder cumplir la nueva norma. Eso sí, ésta permitirá ahorrar entre 250 y 320 millones de dólares al año (234-299 millones de euros) por los costes derivados de los accidentes que provocan los coches silenciosos.

El Departamento de Transporte estima que las probabilidades de que un vehículo híbrido se vea involucrado en un accidente con peatón son un 19% más elevadas que las que tiene un coche convencional. Alrededor de 125.000 peatones y ciclistas resultan heridos cada año en Estados Unidos.