Más de 1.000 consumidores se han inscrito en la acción por daños y perjuicios que OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) va a promover contra los concesionarios sancionados por la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) por prácticas restrictivas de la competencia. Ante el éxito del llamamiento, OCU ha ampliado el plazo de inscripción hasta el próximo 31 de octubre.

 

La CNMC, como publicamos en esta web, sancionó con multas que superan los 170 millones de euros a 147 concesionarios de diferentes marcas de coches por el intercambio de información comercial y la fijación de precios.

Estas prácticas contrarias a libre competencia han perjudicado a miles de consumidores que adquirieron sus vehículos en estos concesionarios a un precio superior al que hubieran podido obtener de haberse respetado las normas de competencia.

La fijación de precios y el intercambio de información comercial sensible son prácticas de cártel que muchos concesionarios de las marcas más vendidas han venido realizando entre 2006 y 2013, y han impedido a miles de consumidores que compraron sus vehículos en esas fechas conseguir buenos precios en sus coches y ahorrar eligiendo bien o negociando con su concesionario.

Los consumidores afectados pueden reclamar en vía judicial los daños y perjuicios, es decir, el descuento que no pudieron disfrutar por este falseamiento de la competencia.

Los consumidores afectados se encuentran entre aquellos que compraron en concesionarios de las siguiente marcas: Opel, Toyota, Hyundai, Grupo Volkswagen (Audi, VW y Seat), Land Rover, Citroën, Mitsubishi, BMW, Chevrolet, Chrysler, Jeep, Dodge, Fiat, Alfa Romeo, Lancia, Ford, Honda, Hyundai, Kia, Mazda, Mercedes, Nissan, Peugeot, Porsche, Renault, Volvo y Lexus.