El Opel Astra es uno de los buques insignia del fabricante de Rüsselsheim y tras el Zafira, ahora se sospecha que en ese modelo también se han producido manipulaciones en las emisiones, pues su sistema de escape no funciona por completo.

Así, en el software de control de la variante diésel de 1.6 litros (Euro 6) está aparentemente oculta la manipulación de control de emisiones, al igual que sucedía en el Opel Zafira.

Las informaciones que ya están en el Departamento Federal de Transporte indican que el actual modelo Astra emite más contaminantes que el anterior.

Desde ese organismo recalcan que “los vehículos parecen haber sido diseñados especificamente para que se vean limpios, pero no cumplen con las disposiciones de la Unión Europea”.