La industria española de componentes para automoción experimentó un retroceso en todas sus magnitudes, fruto de la crisis provocada por la pandemia del coronavirus a nivel mundial. Así lo ponen de manifiesto los datos de la Asociación Española de Proveedores de Automoción (Sernauto), dados a conocer, el 7 de junio, en rueda de prensa por María Helena Antolín y José Portilla, presidenta y director general de la entidad, respectivamente.

Según el balance de 2020, los proveedores de automoción facturaron 30.200 millones de euros (17.900 exportaciones / 12.300 mercado nacional), lo que supone un 15,7% menos que en 2019. De la facturación en el mercado nacional, 7.740 millones de euros corresponden al suministro de equipos y componentes a los fabricantes de vehículos (-21%) y 4.560 millones proceden del mercado de recambios (-13,5%).

Respecto a las exportaciones, el sector vendió al exterior en torno a 17.900 millones de euros, un 13,8% menos que en 2019, como consecuencia del profundo desplome del comercio mundial de productos de automoción ocasionado por el Covid-19. Las exportaciones representan casi el 60% de la facturación del sector, lo que ha evitado que la caída haya sido mayor.

Aunque la reducción de la facturación ha sido menor a la prevista e inferior a la caída de producción de vehículos, Sernauto destaca que ha supuesto un retroceso a cifras previas a 2015.

Infografia Datos Proveedores Automocion 2020 Sernauto

A pesar de la compleja situación vivida en 2020 por la pandemia, los proveedores continuaron destinando una alta inversión a I+D+i con el fin de afrontar con garantías la transformación industrial y seguir a la vanguardia tecnológica. En 2020, invirtieron el 3,6% de su facturación en I+D+i, un total de 1.075 millones de euros, lo que supone el triple que la media industrial. Sernauto destaca también que la industria invirtió 1.340 millones de euros en incrementar y mejorar sus capacidades productivas, lo que implica un 29,6% menos respecto al 2019.

Desde el punto de vista del empleo, el sector dio trabajo a 344.500 personas en 2020. El empleo directo generado alcanzó las 212.500 personas, un 5,7% menos que en 2019. Según José Portilla, “el empleo directo se caracteriza por ser estable, de calidad y repartido por toda la geografía”. De hecho, representa más de 10% del empleo industrial en varias comunidades autónomas.

Capacidad de adaptación y flexibilidad

Para este sector industrial estratégico compuesto por un millar de empresas, María Helena Antolín subraya que 2020 ha sido “un año durísimo a todos los niveles”, aunque destaca “el enorme esfuerzo que las empresas han realizado para garantizar al máximo la salud y seguridad de los trabajadores y mantener la producción y el empleo en una situación muy complicada”. En opinión de la presidenta, “ha quedado demostrado una vez más la capacidad de adaptación y flexibilidad de nuestra industria. Los niveles de internacionalización y de innovación de los proveedores de automoción instalados en nuestro país han sido claves para amortiguar el impacto del coronavirus”.

Sin embargo, España tiene un ecosistema de proveedores de primer nivel, pero necesita apoyo para no perder su liderazgo. Por ello, desde Sernauto solicitan apoyo a las Administraciones Públicas para que la industria siga innovando y desarrollándose internacionalmente. “Es una cuestión de futuro”, señaló Antolin ante la prensa. “Estamos trabajando intensamente en la coordinación de los proyectos susceptibles de recibir fondos europeos. Los fondos europeos deben servir para la recuperación pero es una oportunidad única también para construir el país que queremos. Supone apostar por el empleo y la producción de calidad, por lo que importante que lleguen a toda la cadena de valor de automoción”.

Previsiones para 2021

Según las primeras estimaciones de la Junta Directiva de Sernauto, el sector incrementará la facturación en torno a un 10% respecto a 2020, pero no se logrará recuperar los niveles previos a la pandemia hasta 2022 previsiblemente. En lo que respecta al empleo, se estima que los proveedores mantendrán las cifras de empleo de 2020.

En palabras de José Portilla, director general de Sernauto, “como se pone de manifiesto en nuestra Agenda Estratégica 2025, la industria de proveedores de automoción atraviesa un momento crucial para su futuro. Los datos de 2020 vienen a mostrar la necesidad del fortalecimiento de toda la cadena de valor de la automoción, para lo que va a resultar de vital importancia contar con los fondos europeos. El sector es sinónimo de innovación y empleo de calidad, un sector estratégico para la economía y sociedad española y que debemos cuidar y apoyar entre todos”.