No son épocas sencillas para el sector del automóvil. El mundo es cambio constante, para nuestras empresas y para cada uno de nosotros individualmente. Eso debemos de asumirlo. No hay duda tampoco de que, en este momento, las transformaciones tecnológicas han acelerado este proceso en todas las áreas de la sociedad y que el automóvil se ha convertido en uno de sus principales paradigmas. Ante esa realidad, no cabe más opción de futuro que afrontarlo con serenidad y valentía”.

“Serenidad para tomar decisiones pausadas y con sentido, porque, como bien hemos subrayado en Conepa desde que se puso de moda la palabra 'disrupción', el mercado actual, con un parque de 30 millones de automóviles convencionales y matriculaciones mayoritarias de vehículos continuistas, va a tardar en cambiar para los talleres”.

“Valentía, porque no cabe duda de que para tener futuro hay que reaccionar rápidamente y prepararse para las oportunas adaptaciones a un entorno cambiante. O lo que es lo mismo con relativa prisa pero sin la mínima pausa”.

“En 2020, seguiremos apoyando a nuestros empresarios asociados en todos los ámbitos de su actividad y continuaremos reivindicando la función social del taller como garante de la seguridad vial, un concepto del que Conepa fue pionera y que llevó a la puesta en marcha de 'La carrera del Taller', promovida por nuestra entidad asociada madrileña Asetra y apoyada por el resto de nuestras asociaciones. Un acontecimiento que, por cierto, llega en 2020 a su décima edición”.

“Alrededor de la misma y de sus planteamientos, Conepa ha liderado todo un movimiento social, popularizado como 'mantenimiento responsable' que tiene como principal objetivo que nuestro colectivo sea más valorado por nuestros clientes, pero también por las Administraciones competentes y por cualquier otro agente social con el que nos relacionamos como sector”.