La Guardia Civil ha interpuesto cerca de un centenar de denuncias en Pontevedra en el marco de la campaña Taller II, finalizada a mediados de agosto y que ha buscado, entre otros objetivos, hacer frente a la expansión de talleres mecánicos clandestinos. Según informa La Voz de Galicia, la mayoría (65) de estas 92 propuestas de sanción aluden a infracciones a la normativa sobre residuos y vertidos, mientras que otros carecían de licencia municipal y autorización autonómica.

Media docena de denuncias se referían a algún tipo de quebrantamiento a la normativa sobre actividades clasificadas y otros cinco aludían a supuestas infracciones a la legislación sobre seguridad industrial. El instituto armado también tramitó cuatro denuncias por infracciones a la sanidad y el medio ambiente, y tres reflejaban supuestas transgresiones a la normativa de aguas.

Ya a principios de verano, la Asociación Autónoma de Empresarios de Talleres de Reparaciones de Vehículos de Pontevedra (Atra) estimaba que en la provincia podrían estas funcionando más de 300 talleres de manera irregular. Los datos de la Guardia Civil muestran que el concello donde más infracciones se han detectado es Poio, con ocho denuncias tramitadas, mientras que en Bueu y Cuntis se contabilizó una única denuncia por cada uno de los ayuntamientos.