La última moda llegada a los Estados Unidos se centra en el robo de baterías de los Toyota Prius, un elemento esencial para este modelo híbrido que necesita una célula energética para poder almacenar la electricidad que genera su sistema de regeneración eléctrica.

 

Debido a que es un elemento con alta carga de tecnología y muy caro, los ladrones han focalizado 'sus esfuerzos' en estas baterías. Recordemos asimismo que una de las piezas de desgaste en este tipo de vehículos son las baterías, aunque a la hora de cambiarlas su precio sea prohibitivo. Por eso muchos usuarios eligen el mercado de segunda mano para adquirirlas.

Ése precisamente es el mercado escogido por los cacos para vender las baterías robadas. Estos ladrones saben sobradamente que tienen una demanda alta en Estados Unidos, uno de los países con mayor flota de Prius del mundo.

En concreto la alarma ha saltado en la ciudad de San Francisco, donde la policía ya está alertada de esta nueva tendencia delictiva, al recibir una gran cantidad de denuncias por este tipo de robos. Señalar que la batería de un Prius en el mercado de segunda mano tiene un precio medio de 1.000 dólares (unos 913 euros).