Jordi Brunet, director técnico de Vteq, explicó a los asistentes el proyecto de e-ITV electrónica, en el que participan los principales fabricantes de equipos de diagnosis, para incorporar la prueba de los sistemas electrónicos a las ITV. "Habría que optimizar los equipos de diagnosis para aplicarlos en la ITV, acortando tiempos para que sea razonable para el cliente que acude a la ITV, bien limitando los sistemas de seguridad a chequear (motor, ABS, airbag, por ejemplo) o bien pudiendo realizar la diagnosis mientras se realizan otras comprobaciones", comenta Brunet.

Álvaro Muñoz (Hella) añadió que se ha llevado a cabo un proyecto piloto en estaciones de ITV españolas, elegidas de forma aleatoria, en el que se han realizado 2.300 pruebas y del que los fabricantes han recibido un informe detallado con los resultados y las necesidades de las ITV. "Las ITV localizarán averías y eso supondrá más visitas al taller y más negocio para todos", apostilla.