El Grupo Volkswagen sigue avanzando en la aclaración respecto a los motores diésel trucados y en el curso de las investigaciones internas ha encontrado una serie de irregularidades en los CO2. Así, sobre la base de los conocimientos actuales, alrededor de 800.000 vehículos más del grupo alemán podrían verse afectados.

En este sentido, el Consejo de Dirección de Volkswagen AG iniciará pronto un diálogo con los organismos de homologación responsables sobre las consecuencias de estos hallazgos.

 

En virtud de la revisión continua de todos los procesos y flujos de trabajo en relación con los motores diesel, se estableció que los niveles de CO2 y, por lo tanto, las cifras de consumo de combustible para algunos modelos eran demasiado bajos durante el proceso de certificación de CO2.

"Se trata de un proceso doloroso, pero es nuestra única alternativa. Para nosotros, lo único que cuenta es la verdad. Es la base para la realineación fundamental que Volkswagen necesita", expone Matthias Müller, CEO de Volkswagen Aktiengesellschaft, antes de reconocer que el Consejo de Dirección de Volkswagen AG lamenta profundamente esta situación y desea subrayar su determinación de seguir con la actual senda de clarificación y transparencia".

De hecho, en cooperación con las autoridades responsables, Volkswagen va a hacer todo lo posible para aclarar el curso posterior de la acción tan pronto como sea posible y asegurar la clasificación correcta de CO2 de los vehículos afectados.