3M presenta el novedoso Dirt Trap, un sistema de protección que captura la suciedad y los restos de aerosoles, permitiendo que la superficie quede protegida mediante el empleo de una única pieza de no-tejido.

El sistema consta de dos componentes: un material que atrapa la suciedad y un film protector. El primero, de color blanco, es autoadhesivo y está concebido para proteger las paredes y el suelo de la cabina de pintura, atraer el polvo y la suciedad y mejorar la luminosidad del área de trabajo. Por su parte, la película transparente autoadhesiva es de gran utilidad para proteger zonas acristaladas o luminarias.

Más allá de su comodidad a la hora de facilitar el limpiado de la cabina, Dirt Trap aporta múltiples ventajas a la productividad del taller. No en vano, el hecho de poder reducir el tiempo de mantenimiento diario y periódico del área de trabajo conlleva un aumento en su actividad.

Reduce también el tiempo de acabado, pues evita que partículas de suciedad se depositen sobre la superficie recién pintada. Asimismo, recordemos, las cabinas de pintura suelen ser una de las mayores inversiones para un taller. Gracias a este equipamiento, se evita tener que lavarla frecuentemente y la aparición de óxido y la corrosión de la pintura debido a la humedad.

El sistema de protección Dirt Trap resulta muy adecuado para la pintura base agua, que precisa de un mayor flujo de aire para acelerar el secado y, por ello, pueden producir una mayor fluctuación de polvo y suciedad.  Esta novedad de 3M ayuda a capturar esos residuos del aire y los mantiene lejos del área de trabajo.