Buena parte de la radiación solar que soportamos a lo largo del día se sufre dentro del coche. En la mayoría de los vehículos, el único cristal con una suficiente protección solar es el parabrisas. Las ventanillas laterales de la mayoría de los coches ofrece una protección nula o insuficiente (por debajo de SPF 16) contra los rayos UV.

La exposición a estos rayos es acumulativa y está asociada al 90% de todos los cánceres de piel. Numerosos estudios han demostrado daños asimétricos en la piel de conductores habituales, cuyo brazo izquierdo y ese lado de la cara (el derecho, en aquellos países en los que se conduce a ese lado), sufre más lesiones que el otro lado. La Skin Cancer Foundation recomienda laminar las lunas de los vehículos.

Carglass laminado 2

El motivo de que la mayoría de los coches no monte ventanillas traseras con protección solar es una cuestión de costes y peso. Pero también porque no hay una demanda social, ni una presión de las instituciones que empuje a los fabricantes a instalarlas, como sí ha ocurrido, por ejemplo, con algunos sistemas de seguridad. Algunas marcas ofrecen, como equipamiento opcional, acristalamiento con protección solar, con precios entre 300 y 600 euros, aproximadamente.

En las ventanillas delanteras laterales no está permitido por ley en muchos países, con la finalidad de que se pueda ver e identificar al conductor desde fuera del coche. En España, sólo las pueden instalar las personas afectadas de lupus, con un permiso especial regulado a través de la Orden IET/543/2012 del 14 de marzo. Carglass dispone de una lámina específica para las personas afectadas por esta enfermedad, con un logo específico que permite identificarla en las inspecciones técnicas. Este laminado sólo se homologa en Madrid.

El laminado de Carglass consiste en aplicar una lámina especial que bloquea el 99% los rayos UV en la cara interna de las ventanillas, operación que se realiza en poco tiempo. La enseña emplea láminas metalizadas, con garantía de por vida sin pérdida de color. Además, se utiliza un programa de corte automático con plotter que aumenta la precisión, agiliza el servicio y ahorra tiempo al cliente.

Además de por una cuestión de salud, el laminado también mejora la seguridad al volante, pues reduce los deslumbramientos, la fatiga ocular y la temperatura del habitáculo. Otro beneficio que aporta es la protección en caso de impacto, pues la lámina evita que el cristal de la ventanilla se rompa en mil pedazos; y también contra los amantes de lo ajeno, pues no deja ver lo que hay en el interior del coche.