Daevi, fundada en 1991, celebra este año su 30º Aniversario. Tres décadas dedicadas al enmascaramiento y protección temporal, con compromiso con el servicio, el medio ambiente, la personalización del producto y la innovación permanente.

El origen de la empresa fue la incorporación al mercado de Daevi Protector Film, que posteriormente fue patentado. Un producto destinado al consumidor final en cualquier sector de la industria relacionado con la pintura, que permite proteger lo que no se desea pintar. “En ese momento, el enmascarado se estaba cubriendo con papel de periódico. Con la evolución, hemos sido pioneros en nuestros productos de plástico con cinta en la mayor parte del mercado europeo”, destacan desde la compañía.

Durante estos 30 años, en Daevi también han desarrollado diversos productos, algunos de ellos exclusivos en el mercado. Asimismo, la empresa se ha introducido en diferentes sectores como el de la automoción, ferroviario, náutico, industrial, aeronáutico y decoración, convirtiéndose así en un referente en el mercado con más de 430 referencias.

Joan Ribot, CEO de Daevi desde 1999, sigue manteniendo la línea de calidad, servicio e innovación que siempre ha caracterizado a la empresa.

En el pasado año 2020, con la pandemia, no hubo reducción de la fuerza laboral; de hecho, se iniciaron nuevos proyectos gracias a los cuales se incorporaron nuevas personas, básicamente por dos razones principales: una, continuar manteniendo la calidad del servicio al cliente y otra, innovar y desarrollar nuevos productos. Dentro de esta última, destaca la línea anti-Covid, con el desarrollo de un dispensador de gel con características exclusivas, con el fin de satisfacer las necesidades del mercado y ayudar a frenar la propagación del Covid-19.

Por otro lado, Daevi, consciente de las diferencias sociales, ejerce su responsabilidad social y está comprometido con el apoyo a diferentes organizaciones. Según destaca la compañía, “todos los que forman el equipo están comprometidos con la sostenibilidad y la economía azul. Por tanto, los productos están enfocados a preservar el medio ambiente”.

La principal línea estratégica de la empresa es contar con personas que trabajan bajo un mismo objetivo, que es el de facilitar los procesos de mantenimiento y pintura en los sectores de actividad de Daevi. Y que también sea “un negocio con gente feliz”, señalan desde la firma. “Sí, la felicidad debe ser buscada por la persona; por tanto, el equipo humano que forma la empresa y que es seleccionado, en su mayoría mujeres, tiene valores y habilidades para lograr este objetivo. Daevi, personas”.