PPG Industries, destacado fabricante de pinturas, acaba de publicar su estudio anual sobre las tendencias de colores en el sector de la automoción, que revela que el blanco sigue siendo el color de coche más popular en el mundo.

De acuerdo con la información global de PPG, el blanco ocupa el primer puesto (crece un 3% desde el año pasado y se sitúa en el 25 %), mientras el plata y el negro ocupan el segundo (18% cada uno). Les siguen el gris, el rojo, los tonos naturales, el azul y el verde, que se mantienen con el mismo porcentaje que en 2012.

En Europa el primero es igualmente el blanco (27%, subiendo un 4% en el último años), seguido por el negro (19%), el gris (15%), el plata (13%), el azul, el natural y el rojo (con un 6 % cada uno).

"Aunque el blanco sigue siendo la opción de color de coche dominante, se observa un crecimiento en la variedad de blancos que se ofrece a los consumidores", señala Jane E. Harrington, gerente de color de PPG en acabados de automoción OEM (equipamientos originales del fabricante).

La dirigente matiza seguidamente que "los fabricantes de coches están buscando nuevas formas de crear variantes del blanco, el plata, el negro y el gris que sean específicas de sus marcas y que se adapten a distintos tipos de vehículos".

Para ello se ayudan de diferentes efectos, como los perlados, las escamas de vidrio, el aluminio fino brillante y los pigmentos de tonalidades cambiantes, agrega.