El Opel Corsa de sexta generación se basa en un diseño completamente nuevo. Ya sea con motorización diesel, gasolina o, por primera vez, propulsado eléctricamente, cada nuevo Corsa se beneficia de la reducción de peso. La versión más ligera de la próxima generación incluso rebaja la mágica marca de 1.000 kilogramos: excluyendo al conductor, la versión de cinco puertas pesará solo 980 kg, un total de 108 kg más ligero que la generación anterior. Esto supone un ahorro de peso de alrededor del 10%, aunque el nuevo modelo tiene una longitud similar de 4,06 metros.

Desde su introducción en 1982, en las plantas de Zaragoza (España) y Eisenach (Alemania), se han fabricado más de 13,6 millones de unidades del Corsa. La sexta generación está a punto de iniciar su producción y se podrá solicitar a partir de este verano.

El diseño ligero e inteligente comienza en los ordenadores, utilizando los métodos de desarrollo virtual más avanzados. El uso específico de aceros de diversos espesores y métodos de unión han permitido la gran reducción de peso del Corsa. Esto incluye el uso constante de aceros de alta resistencia y muy alta resistencia, así como la optimización de rutas de carga, uniones, estructuras y formas. En comparación con el modelo anterior, la carrocería desnuda es 40 kg más ligera. La nueva generación de Corsa se basa en la nueva plataforma multi-energía para coches pequeños y compactos de Groupe PSA, que permite una gran variedad de sistemas de propulsión. Los clientes pueden elegir entre motores de combustión o, por primera vez, una versión totalmente eléctrica.

Los ligeros motores, realizados totalmente de aluminio, junto con la optimización de los ejes delantero y trasero, también contribuyen a la reducción total de peso. Los motores de gasolina de tres cilindros particularmente compactos pesan alrededor de 15 kg menos que la generación anterior de unidades de cuatro cilindros de potencias similares. Algo muy poco habitual en el segmento de coches pequeños es el nuevo capó de aluminio del Corsa, que aunque ahora es más largo, ahorra 2,4 kg en comparación con el capó de acero del modelo anterior.

Por su parte, la nueva estructura de asiento optimizada ahorra un total de 10 kg (5,5 kg en los delanteros y 4,5 kg en los traseros). Un nuevo material aislante más ligero se ha utilizado para mejorar los resultados. En conjunto, todas estas medidas redundan en una reducción de peso que, en combinación con la mejor aerodinámica y los motores más eficientes, permitirá una reducción considerable en el consumo de combustible y las emisiones de CO2.