El programa Nissan de pintura de parachoques es una de las piedras angulares de sus soluciones de reparación de vehículos. Ahora se ha expandido el programa para incorporar diez modelos, incluyendo el Qashqai y el turismo compacto Micra. El último modelo en unirse a la familia es el nuevo Nissan LEAF, que salió a la venta en Europa el mes pasado.

Esta iniciativa se introdujo por primera vez en 2015 para ofrecer una alternativa a los parachoques delanteros y traseros sin pintar. Actualmente, los parachoques pintados están disponibles en 41 colores diferentes, además de la exclusiva oferta de los últimos modelos Nissan.

Los parachoques pintados preparados para su instalación son un ejemplo del enfoque de Nissan respecto a las soluciones de reparación, lo cual impulsa la estrategia posventa de la marca. Las soluciones de reparación de vehículos de la marca también incluyen el programa de retrovisores laterales, además del servicio de reparación o sustitución del parabrisas.

Además de ofrecer instalación y acabado, el programa reduce de 72 a 24 horas el periodo de inmovilización del vehículo, para ahorrar un tiempo de taller y aumentar su capacidad, además de mejorar la experiencia del cliente. Igualmente, permite que los reparadores se beneficien de un acceso más rápido a los parachoques en almacén, la correspondencia exacta de colores, una instalación más rápida y un acabado de fábrica para todas las reparaciones.

Por su parte, la sostenibilidad es el corazón del programa, con el objetivo de ayudar a los reparadores a cumplir sus obligaciones ambientales. Los parachoques se moldean por inyección en la planta de fabricación que Nissan tiene en Sunderland (Reino Unido). Con este método se aprovechan las fuentes de energía renovables de la fábrica, mientras que el proceso de pintura más corto reduce el consumo de materiales. El envío desde Sunderland hasta el concesionario se realiza mediante un sistema de embalaje de cartón resistente y reciclable.

En palabras de Jean-Christophe Mercier, vicepresidente de Posventa de Nissan Europa, “expandir nuestro innovador programa de reparaciones es otro ejemplo de las mejoras que Nissan está introduciendo en su oferta posventa. Esto aumentará la eficiencia del taller, minimizará los costes del seguro y mejorará la experiencia del cliente. Nuestro objetivo es que todos los vehículos Nissan en circulación tengan un buen mantenimiento y cumplan los más elevados estándares estéticos y mecánicos. El programa de pintura de parachoques nos ayuda a cumplir este compromiso. Permite a los talleres reparar los vehículos con unos estándares de calidad de fábrica”.

Los diez modelos Nissan incluidos en el programa de pintura de parachoques son: Nissan Note 2006-2013 y Note 2013-2017, Juke 2010-2014 y Juke 2014-, Qashqai 2007-2014 y Qashqai 2014-2017, Qashqai 2017-, Micra 2017-, LEAF (fabricado en Reino Unido) 2014-2018 y LEAF 2018-.