Un estudio de la consultora MSI para la Faconauto (la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción) asevera que el mercado de coches de segunda mano atendido por concesionarios y compraventas tiene dificultades para cubrir la demanda.

De hecho, el vehículo de ocasión selectivo - con menos de diez años, con un mayor valor residual y vendido por profesionales - acumula un déficit en su stock de 70.000 unidades en lo que va de ejercicio.

En concreto, según este informe, la demanda de coches usados con menos de diez años ha sido de 579.591 unidades, mientras que la oferta se quedó en 509.365.

Para la patronal de los concesionarios, estas cifras revelan las razones por las que el canal de venta profesional crece únicamente un 0,5%, frente a la subida del 13% de las ventas hechas por particulares hasta septiembre.

"Los concesionarios tenemos problemas para atender la demanda que hay de coche usado. Esto se debe, en parte, a que se está alargando la vida útil de los coches, por lo que muchas unidades que antes pasaban al circuito de usados ahora no lo están haciendo", explica Jaume Roura, presidente de Faconauto. Además, el poco movimiento en las ventas de coches nuevos en los últimos años está intensificando esta escasez.

Asimismo, el mercado global de coche de segunda mano alcanzó las 1.209.539 transferencias hasta septiembre, un 8,1% más que en el mismo periodo del año pasado. El bajo nivel de las matriculaciones ha hecho que el ratio se mantenga en valores de 2,2 vehículos usados por cada venta de turismo nuevo.

Por edades, los modelos con más de diez años son los que siguen "tirando" del mercado, creciendo un 12,8% y suponiendo ya un 49% de todas las ventas. Le siguen en crecimiento los coches "seminuevos" de menos de tres años ( 11,6%) que sólo representan el 16% del total, mientras que los que tienen una antigüedad de entre cinco y diez años incrementaron sus transferencias un 8,8%, para ser el 27% del mercado.