PPG está comprometido con el bienestar de los ciudadanos de todos y cada uno de los países en los que está presente. Por ello, en momentos tan difíciles como los actuales, en los que la pandemia del coronavirus está afectando a las vidas de miles de personas en todo el planeta, PPG redobla sus esfuerzos para ayudar a paliar las consecuencias de esta situación.

En este sentido, y tras poner de nuevo en marcha su planta de Wuhan (China), operativa ya al 45%, y con el resto de sus instalaciones en el país asiático trabajando con normalidad, PPG mantiene su actividad en muchos países donde dichas actividades son consideradas esenciales, pues ofrece apoyo al sector sanitario, de Defensa, de la alimentación, higiene, agricultura, energía…

Asimismo, PPG está ayudando a las distintas comunidades de manera directa, en muchos casos, de la mano de Cruz Roja, cuya delegación en China, por ejemplo, ha recibido una donación económica de PPG por valor de un millón de yuanes (más de 130.000 euros). Se trata de donaciones que podrían efectuarse también en otras delegaciones de esta organización en Europa y Estados Unidos.

Asimismo, en Estados Unidos, PPG ha hecho entrega de 80.000 mascarillas especiales a hospitales de varios estados, así como de mascarillas quirúrgicas para bomberos. Además, está fabricando desinfectante de manos para las 2.000 tiendas de una de las cadenas minoristas más importantes de bricolaje y de material de construcción en Estados Unidos y Canadá.

De igual forma, a petición de un hospital, la división Aerospace de PPG está desarrollando una incubadora de plexiglass para proteger a médicos y enfermeras mientras atienden a pacientes infectados por el coronavirus. Además, PPG ha donado 100 pares de gafas de seguridad a este mismo hospital.

En Australia, la marca de pintura Taubmans, de PPG, y Givit, organización sin ánimo de lucro que trabaja con más de 3.000 entidades de todo el país para hacer coincidir la donación de bienes con las necesidades individuales y específicas de los destinatarios, lanzó la semana pasada la campaña nacional ‘In It Together’ para ayudar a las comunidades devastadas por los recientes incendios forestales, inundaciones y sequías prolongadas que ahora enfrentan, además, la presión adicional de la pandemia del coronavirus. La campaña prevé recaudar al menos 120.000 dólares australianos (unos 67.000 euros) para la adquisición de bienes esenciales y para proyectos de reconstrucción en las comunidades afectadas.