La primavera puede alterar de forma negativa la carrocería del coche, por elementos como la resina y el polen. Según informan los especialistas de Alvato Luxury Detailing, la resina es una de las sustancias más peligrosas para la pintura del vehículo si no se elimina a tiempo, ya que está compuesta por diferentes tipos de ácidos y alcoholes. Si permanece mucho tiempo adherida a la carrocería puede tener un efecto corrosivo en la pintura y generar daños innecesarios.

Igualmente, y dada su característica pegajosa, atrae al polvo y al polen además de pequeños granos de tierra que, al retirarlo, puede dañar la estética del coche. La resina hace acto de presencia cuando se aparca el vehículo durante la primavera bajo los árboles o cerca de ellos, siendo, junto a las deposiciones de los pájaros, las más molestas y peligrosas manchas que existen.

La manera en la que se debe actuar, según indican desde Alvato, es eliminar de forma inmediata la mancha pero no de forma agresiva. Utilizar trapos suaves y humedecidos, y nunca hacerlo con rascadores o trapos que tengan textura áspera. Con eso sólo se complicará más la mancha.

Nunca hay que verter líquidos agresivos en la carrocería para después pasar un paño de microfibra, sino aplicarlo en el trapo y luego retirar la mancha con movimientos suaves y nada bruscos.

Finalmente, para evitar la aparición de la resina en el capó del coche y que se fije el polvo o el polen en ésta época primaveral, es conveniente la aplicación de un producto nanotecnológico que esté especialmente orientado a la prevención. Este repele de forma inmediata cualquier tipo de resina que pueda caer.