Actualmente, Roberlo valoriza más del 43% del total de residuos que genera, gestionando aquellos no peligrosos como film plástico, palés y chatarra, entre otros. Durante el último año se han valorizado más de 320 toneladas de palés de madera, más 75 de papel y cartón, más de 12 de plástico de embalaje, más de 17 toneladas de chatarra y unas 2.700 unidades de bidones y contenedores IBC, para dar una segunda vida a estos materiales.

Además, Roberlo iniciaba en el mes de mayo una campaña de recogida de tapones de plástico, con ocho puntos de recogida dentro de sus instalaciones. El objetivo es recoger todos los tapones que se generan en la compañía (envases de los productos, botellas de plástico, etc.) para reciclarlos y destinar su valorización a la investigación contra la Atrofia Muscular Espinal del Hospital Sant Joan de Déu, a través de la entidad Amics Contra l’AME de Lloret de Mar.

Roberlo instalaciones

Hace un año, la compañía implementó la opción “sin vaso” en las máquinas automáticas de café. Gracias a esta medida se ha conseguido reducir el 53% del consumo de vasos de plástico a favor de vasos y tazas reutilizables. Esto representa un ahorro de 45 kg de este material que implica 145 kg menos de emisiones de CO2 en la atmósfera, lo equivale al funcionamiento de una nevera durante 14 años.

Desde Roberlo señalan que “el compromiso de la empresa para reducir y aprovechar al máximo los residuos es firme y se trabaja día a día para llevar a cabo nuevas acciones en esta dirección, con el objetivo que el porcentaje de los residuos valorizables y reciclados sea cada vez mayor”.