La factura de los daños cubiertos por el seguro por la borrasca Filomena, ocurrida en nuestro país el pasado mes de enero, asciende a 230 millones de euros destinados a los desperfectos producidos en inmuebles y vehículos. El seguro tuvo que realizar cerca de 198.000 actuaciones por la nevada, según las estimaciones de Unespa elaboradas con la información remitida por 29 aseguradoras de multirriesgos (con una cuota conjunta de mercado del 82%) y 15 de automóviles (70% de cuota).

El componente principal de este pago corresponde a los daños en inmuebles, con 223 millones de euros y un total de 154.018 percances en propiedades de sus clientes. Por su parte, el seguro ha atendido 4.790 peticiones de reparación y desembolsado 5,15 millones de euros en arreglar vehículos. De media, el percance ha supuesto el pago de 1.074 euros. El 71% de los casos se ha dado en la Comunidad de Madrid.

Las asistencias en carretera también estuvieron a la orden del día durante la nevada. Hasta 38.959 llamadas de auxilio de conductores atendió el seguro, que supusieron el desembolso de 3,3 millones de euros. Aquí, de nuevo, la mayor parte de los incidentes se dio en la Comunidad de Madrid (47%).