Škoda Auto ha puesto en marcha el nuevo taller de pintura en su planta de Mladá Boleslav. Se prevé que se pintarán 168.000 carrocerías adicionales cada año, lo que elevará la capacidad anual total de la planta hasta 812.000 vehículos. La compañía ha invertido 214,5 millones de euros en el nuevo edificio, creando más de 650 nuevos puestos de trabajo. Muchas de las diferentes fases de producción serán realizadas o asistidas por un total de 66 robots.

Las tecnologías de pintura de última generación incluyen un sistema totalmente autónomo para transportar las carrocerías individuales durante el pretratamiento y la aplicación de la imprimación. Este sistema de transporte permite que los parámetros de proceso de cada vehículo se puedan seleccionar individualmente. Todos los datos del proceso de producción se coordinan de manera electrónica con la identificación de cada automóvil y se transmiten por radio a la estación de trabajo.

skoda auto taller pintura 2

Con respecto a la elección del equipamiento técnico, Škoda Auto le ha dado una especial importancia a lograr un bajo consumo de energía. Un ejemplo de ello es la tecnología de secado del nuevo taller de pintura: para compensar las diferencias de temperatura entre los componentes sólidos de alta resistencia de la carrocería y las láminas de metal ligeras durante el proceso de secado de las distintas capas de pintura, los recuperadores centrales soplan aire caliente en ciertas áreas. De esta manera, Škoda reduce la cantidad de energía utilizada para secar las capas de pintura hasta en un 20%.

Un innovador sistema de cepillo húmedo para limpiar las carrocerías del automóvil permite que el sellado y la imprimación se efectúen al mismo tiempo, lo que implica que la instalación pueda eliminar el paso desecado completo, y, por tanto, no hay que calentar y enfriar la carrocería. Los robots de pintura cuentan con un séptimo eje de rotación en su brazo móvil, lo que permite que el robot pueda pintar carrocerías de automóviles con una superficie total de hasta 108 metros cuadrados (la superficie media era de 88 metros cuadrados hasta ahora).

De igual forma que el resto de los talleres de pintura Škoda Auto, las nuevas instalaciones sólo utilizan recubrimientos a base de agua, a excepción de la capa transparente final. Sin embargo, en el nuevo taller de pintura, el 55% de esta capa superior está hecha de materia sólida. Gracias a esta composición, cada automóvil requiere aproximadamente 210 g menos de disolvente y la cantidad de capa transparente requerida se reduce en un 17%, hasta 2 kg por vehículo. En total, las cinco capas de pintura aplicadas a un Škoda dan como resultado un recubrimiento de alrededor de 0,1 mm de espesor.

El taller de pintura puede producir un total de 17 tonos diferentes, muchos de los cuales tienen un acabado metálico o perlado

Los residuos de pintura, como las partículas de pigmento, se absorben en un proceso conocido como separación de secado. En este proceso, la piedra caliza molida reemplaza el agua utilizada hasta este punto. Como resultado, no se acumulan desechos de lodo de pintura. El sistema de descontaminación del aire generado con piedra caliza molida reduce en 2 kg la cantidad de residuos de pintura producidos por cada carrocería. La piedra caliza molida y la pintura absorbida se reciclan térmicamente y se usan en la desulfuración de los gases de escape generados en la planta térmica situada en la filial de Škoda, Škoda-Energo. Con el uso de esta tecnología, la compañía recicla hasta el 80% del aire utilizado en las cabinas de pulverización, lo que reduce de forma sustancial la cantidad de energía usada para purificar el aire entrante.

Además, el nuevo taller de pintura presenta un sistema que elimina térmicamente todas las emisiones. Esto permite que Škoda Auto reduzca en un 36% sus emisiones derivadas de la producción de Compuestos Orgánicos Volátiles (VOC) creados durante el proceso de pintura.

Con 35 metros de altura y siete pisos, el nuevo taller de pintura se ha convertido en el edificio más alto de la planta principal de Škoda Auto en Mladá Boleslav. Esta planta mide 276 metros de longitud y entre 60 y 140 metros de ancho, cubriendo 25.094 metros cuadrados, el equivalente a tres campos de fútbol. Con 828.058 metros cúbicos, el volumen de las instalaciones equivale a 265 piscinas olímpicas.