Con su sistema Standoblue, Standox busca ofrecer soluciones a los desafíos a los que se enfrentan los talleres para conseguir un ajuste perfecto del color. Esto es posible, según la marca, gracias al desarrollo de miles de colores y variantes: desde colores muy saturados, a efectos sutiles y barnices tintados.

La pintura al agua base bicapa Standoblue es de aplicación flexible y se adapta a las diferentes condiciones climáticas, al estilo de cada pintor, a la pistola y a la presión de pulverización utilizada.

Homologado por los principales fabricantes de automóviles, este producto forma parte de un completo sistema de pintura, incluyendo desde aparejos hasta barnices, que proporciona a los talleres y a los pintores todos los productos necesarios para reparar los acabados actuales más exigentes.

Standoblue también se caracteriza por facilitar el trabajo diario de los talleres y permitir mejorar su eficiencia gracias a la rápida aplicación mediante la técnica "1 Visit", en un solo paso, así como a sus posibilidades de aplicación, permitiendo seleccionar el regulador de viscosidad adecuado en función de las condiciones climáticas.

Ideal para trabajos de difuminado, incluso en pequeñas reparaciones, las propiedades de lijado de Standoblue facilitan la eliminación de defectos en el pintado, pero también facilita igualar colores lisos, metalizados y perlados, gracias al espectrofotómetro Genius y otras avanzadas herramientas del color. La avanzada tecnología de pigmentos permite un acabado sin nubes ni sombras.

El producto es apto para el repintado de zonas interiores del vehículo y colores tricapa con el endurecedor Standoblue 2K Hardener. Además, los pigmentos especialmente seleccionados permiten una mayor precisión del color gracias a las partículas de efecto.