Glasurit sigue ayudando a los talleres a ser aún más eficientes a través de productos altamente tecnológicos, que permiten ahorrar tiempo y dinero, además de contribuir a proteger el medio ambiente. Es el caso del aditivo de secado al aire Glasurit 523-65, desarrollado para impulsar el secado al aire de las últimas lacas de la marca premium de refinish de BASF.

Este aditivo asegura que la laca 923-610, 923-625 y la 923-630 esté completamente seca a temperatura ambiente en la mitad de tiempo, convirtiendo el secado al aire en una alternativa totalmente realista al secado en horno. “Con esto, el taller ahorra energía, reduce costes y contribuye a conservar los recursos y a la sostenibilidad”, subrayan desde Glasurit.

Tras más de un año en el mercado y recibir respuesta una "muy positiva" según la marca, Glasurit ha aprobado el uso de este aditivo que puede usarse también para secado al horno, impulsando la velocidad de secado: a 60º C, es posible ahorrar hasta un tercio del tiempo.