ZAPHIRO acaba de presentar un nuevo spray antigravilla, que se suma a su gama de sprays y pinturas protectoras bajo su propia marca. La exclusiva combinación de caucho y otros compuestos sintéticos del nuevo producto proporciona un secado muy rápido de apenas cinco minutos entre capas y, a temperatura ambiente, menos de una hora para el repintado.

Su aplicación crea una capa protectora que evita la corrosión por agua y sal, resiste fricciones y temperaturas elevadas, además de conservar permanentemente su elasticidad.

El nuevo spray antigravilla ZAPHIRO no escurre ni gotea y tampoco se descuelga en aplicaciones verticales. Gracias a su avanzada formulación, se puede reconstruir el grabado o texturado original en elementos visibles como faldones, largueros de chasis, paneles, interiores de maleteros, etc. Una vez que está seco, se lija fácilmente y es posible repintarlo con cualquier pintura de base disolvente o agua de 1K ó 2K.

Si bien ZAPHIRO ya disponía en su catálogo de un producto antigravilla en envase presurizado para aplicar con pistola que seguirá estando disponible, el nuevo producto se incorpora a la línea de sprays y pinturas protectoras de la empresa. Hasta el momento, ésta incluye: barniz acrílico 1k, aparejos y promotor de adherencia, así como esmalte aluminio para llantas, texturados en negro y gris, negro satinado y mate, gun cleaner (500 ml) y bumper paint (lata de 1 litro).

La oferta de ZAPHIRO en este área se completa con los envases de sprays rellenables 1k para utilizar con la máquina llenadora FillClean de Kwasny. De este fabricante alemán, la empresa también comercializa su gama de aerosoles técnicos SprayMax, Auto K y Belton, este último orientado al mundo de la pintura de decoración.