Conducir bajo los efectos del alcohol resulta peligroso tanto para el propio conductor como para el resto de los usuarios de la vía por la que circula. Por no hablar de la comentada multa y de la pérdida de puntos que, 'a posteriori', el conductor deberá recuperar. Un punto en el que el seguro del coche puede ser útil. Según explican desde Acierto.com, algunas pólizas cubren lo que cuesten los cursos de recuperación del carnet -aunque con ciertas limitaciones-. Y haber perdido puntos por haber dado positivo en un control, es una de las exclusiones más comunes.

Esto afecta también a otras garantías, como la de subsidio para la recuperación del permiso cuando se han perdido todos los puntos y, por tanto, el derecho a conducir. En definitiva, que además de perder entre cuatro y seis puntos del permiso por estas infracciones, habrá que realizar cursos si se quieren recuperar. Y se perderá, con toda seguridad, el derecho a poder recibir una indemnización de la aseguradora.

Ahora bien, si la pérdida de puntos es fruto de una infracción menor y que no tiene que ver con la seguridad vial, entonces la compañía sí responderá por el conductor, asumiendo el coste de los cursos o incluso ofreciéndo un subsidio diario si se pierde el derecho a conducir, para costear los gastos de transporte o compensar una pérdida de ingresos si se utiliza el coche para trabajar durante un periodo de tiempo que ronda los tres meses, aunque depende de la aseguradora.

Existen muchas opciones a la hora de contar con una garantía como ésta. Hay pólizas que sólo cubren el coste de los cursos y otras que plantean una protección mucho más amplia. Otras lo que hacen es incluir entre sus coberturas la retirada del permiso de conducir y la pérdida de vigencia del permiso de conducir por pérdida de puntos en sus seguros de coche.

En la mayoría de casos, la compañía cubre los gastos extraordinarios que pueda causar la retirada del permiso. Ahora bien, si el alcohol está implicado en la pérdida del permiso, el asegurado no recibirá nada.

“Si bebes… mejor llama para que te recojan”, una opción con la que cuentan algunas compañías como Línea Directa, cuyo seguro para jóvenes menores de 26 años cuenta con ventajas como ésta para ese grupo de conductores que lo tienen más complicado a la hora de contratar un seguro. La compañía se encarga de enviar una grúa para remolcar el coche hasta casa y un taxi para volver de forma segura.

Este servicio está disponible todas las noches, desde las 0:00 hasta las 7:00 horas, tanto para asegurados de coche como para los motoristas. Eso sí, se limita a un radio de 25 kilómetros del domicilio habitual del asegurado. Y depende, en última instancia, de la disponibilidad de grúas y taxis en el momento de la solicitud.