El 54% de los automovilistas corre riesgo debido al estado de sus neumáticos. En concreto, dos de cada cinco conductores circulan con al menos un neumático con la presión más baja de lo permitido, según datos obtenidos por la red de talleres Speedy.

El desgaste de los neumáticos es otro factor que le preocupa a la enseña: uno de cada cuatro conductores conduce su coche con al menos un neumático desgastado, lo que pone en grave riesgo la vida de los pasajeros. A estos datos se suma que, además, el 40% de los consultados no sabe cómo ni cuándo se deben cambiar los neumáticos, problema que también afecta al aceite.

Los datos de Speedy revelan que más de la mitad de las averías en neumáticos se producen por un desgaste excesivo, por lo que hay que prestarles especial atención con la llegada del calor. Julio y agosto son los meses en los que más desplazamientos en coche se realizan y cuando más sufren los neumáticos.

Desde Speedy, se recomienda realizar una revisión y puesta a punto de este elemento fundamental en la seguridad del vehículo, antes y después de cada desplazamiento de larga distancia. Según los datos recopilados por la compañía, el 40% de los conductores, independientemente de la edad del coche, no saben que legalmente el dibujo del neumático no debe ser inferior a los 1,6 milímetros.

Preocupa especialmente que más del 60% de los incidentes ocurridos en coches de más de diez años está derivado de un mal mantenimiento y desgaste excesivo de los neumáticos. La avería más frecuente provocada por el desgaste excesivo es el reventón en plena circulación.

Para concienciar y proteger al conductor, la red de talleres Speedy ha puesto en marcha una propuesta para realizar el control del estado y la presión de los neumáticos de manera gratuita. En cada centro Speedy, los equipos de profesionales comprobarán tanto el desgaste de los neumáticos como la presión, e inflarán los neumáticos en caso de que sea necesario. El objetivo de la compañía es aumentar la seguridad de los conductores en esta época estival, en la que miles de automóviles salen a carretera y circulan durante muchos kilómetros bajo altas temperaturas.