En julio se vendieron en España 191.329 vehículos de ocasión, lo que supone un incremento del 4,1% respecto al mismo mes de 2017. Del total, 166.148 fueron turismos 4x4 que suben un 4,5% y 25.181 comerciales ligeros (LCV), con un aumeto del 1,3%%, según los datos de la Asociación Nacional de Comerciantes de Vehículos (Ancove).

En el cómputo del año, se acumulan unas ventas de 1.371.706 vehículos en el mercado de usados, lo que supone un aumento del 7,6% respecto al mismo periodo del año anterior. De ellos, 1.178.024 fueron turismos y crossover, que aumentaron un 7,7%, mientras que se vendieron un 1,3% más de comerciales ligeros, 193.685 unidades.

Respecto a la edad, en julio el 61,14% de los vehículos transferidos (turismos 4x4 y comerciales ligeros) pasaban de los diez años, mientras que en el acumulado del año, el 60,29% tenía más de una década de antigüedad.

Por su parte, el porcentaje de los vehículos de menos de tres años, que supone el 17,82% del total de los VO vendido el pasado mes, se explica en buena parte por las matriculaciones tácticas, especialmente las unidades vendidas como kilómetros cero. En el último mes, las transferencias de kilómetros cero fueron 13.593 (7,1% del total de las ventas de usados de julio) con un incremento del 24,3%. De ellos, 12.017 fueron turismos, que suben un 23,3%, y 1.576 VCL, con un incremento del 32,9%. En el acumulado, se han vendido 85.957 matriculaciones tácticas (un 6,27% del total en lo que va de año), con un incremento del 23% sobre el mismo periodo de 2017, de los que fueron turismos 75.885 ( 22,1%) y 10.072 comerciales ( 29,6%).

“El mercado de vehículos de ocasión ha cerrado julio con un aumento algo superior al 4%, sustentando portres factores: las ventas procedentes de las empresas de alquiladores, las de renting y el fuerte tirón del kilómetro cero”, apunta Elías Iglesias, presidente de Ancove. “El mercado ha estado distorsionado por estas últimas que aumentan un 24% respecto al mismo mes de 2017, y acaparan el 7% del total de las ventas de ocasión de julio. La entrada de la nueva normativa comunitaria de medición de emisiones WLTP a partir del 1 de septiembre ha obligado a que los concesionarios liquiden sus stock de kilómetros cero, con la consiguiente merma de rentabilidad”.