El último Barómetro ANFAC trimestral de la Electromovilidad coloca a Asturias como la primera comunidad autónoma en el indicador global, como consecuencia, según la patronal, del esfuerzo realizado tanto en incrementar la demanda de vehículo electrificado como por la instalación de puntos de recarga rápida en su territorio. Se coloca así como la primera de España en este punto por el alto ratio de puntos de recarga rápida sobre el total.

Asturias sube ocho puntos en el ranking y se queda con una puntuación de 22,7 sobre 100, frente a Cataluña, que tiene 22,6 puntos, y Madrid, que alcanza los 18,6 puntos. Pese a todo, todas las comunidades cutónomas están aún lejos de la puntuación 100, que para el Barómetro sería el nivel óptimo de penetración de turismos electrificados y eléctricos puros, así como de desarrollo de las infraestructuras de recarga.

A nivel europeo, España mejora su puntuación de 15 puntos a 16,1 sobre 100, pero se mantiene a la cola de Europa, sólo por delante de Italia. Todos los países europeos han incrementado la penetración de la electromovilidad, subiendo la media de la Unión Europea a los 23,8 puntos frente a los 22 del primer Barómetro. Holanda ha mejorado sustancialmente su puntuación (de 76 puntos a 88 sobre 100), mientras que Noruega duplica el objetivo de penetración del vehículo eléctrico y desarrollo de infraestructuras (nivel 200 de cumplimiento).

Los datos del Barómetro hacen patente la importancia radical que tiene, para el incremento de la demanda del vehículo electrificado, la aprobación de planes de estímulo a la compra que estén bien definidos, sencillos y eficaces. A juicio de Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de ANFAC, esta es “la clave de las diferencias de puntuaciones entre comunidades Autónomas. “El Plan Moves ha tenido un éxito desigual según la región por las diferencias en su puesta en marcha, comunicación y ejecución. En la mayoría de las comunidades, la evolución del consumo de fondos está siendo especialmente lenta para la adquisición de turismos eléctricos, lo que hace al Plan ineficaz para estimular la compra de vehículos electrificados y alternativos”. Según Armero, “es por eso que pedimos que se mitiguen los efectos de esta regionalización, con una convocatoria única en tiempos, y que se elimine la obligatoriedad de achatarramiento a la hora de adquirir un vehículo electrificado”.

La media española crece en porcentaje de vehículo electrificado sobre el mercado total, con una gran diferencia entre Madrid y Cataluña frente a Cantabria o Andalucía, que cierran la lista

La necesidad de planes eficaces es patente cuando se analiza la penetración del vehículo electrificado por comunidades autónomas. Madrid sigue destacando en nivel de cumplimiento, mejorando su puntuación gracias al empuje y soporte que ha supuesto el desarrollo del Plan de Movilidad Urbana Sostenible MUS II, “un plan que en su segunda edición y con un buen diseño ha tenido un gran éxito de convocatoria”, según ANFAC. En el lado opuesto, estaría Extremadura que es la única región que empeora su puntuación respecto al primer Barómetro, al no haberse puesto en funcionamiento todavía el Plan Moves. Por su parte, País Vasco, una de las comunidades líderes en el barómetro en el primer trimestre, mejora puntuación pero no tanto como otras regiones y pierde posiciones en el ranking.

Por otro lado, Asturias lidera el indicador de infraestructuras de recarga, con un grado de cumplimiento de 30,8 puntos sobre 100, destacando la cuota de puntos de recarga rápida. Cataluña se queda en segunda posición con 27,3 puntos de cumplimiento en cuanto a infraestructuras de recarga. Madrid, que lidera la penetración de vehículo electrificado, tiene un indicador por debajo de la media española en cuanto a recarga, con un cumplimiento de 14,7 puntos sobre 100.

España, de nuevo, ocupa los puestos de cola en la Unión Europea en infraestructuras de recarga. Sólo adelanta a Italia en desarrollo de estos puntos, con un nivel 17,0 sobre 100 de cumplimiento del objetivo de instalación de puntos de recarga. El grado de cumplimiento medio de los países de la Unión Europea se coloca en 23,9 puntos sobre 100.