La demanda de vehículos eléctricos e híbridos creció en Europa un 7% durante el tercer trimestre de 2016, alcanzando las 137.423 unidades. Por categorías, los vehículos eléctricos crecieron un 20,2%, mientras que los híbridos lo hicieron un 29,2%. Por su parte, los coches propulsados por propano, etanol o gas natural cayeron un 26,2%, situándose en las 34.384 unidades, continuando una tendencia descendente que han llevado en todo 2016.

Por mercados, España ( 44,8%), Alemania ( 33,9%) y Reino Unido han sido los principales motores de este crecimiento, fundamentalmente por la buena acogida de eléctricos e híbridos.