Las matriculaciones de turismos y todoterrenos mantienen la fuerte caída registrada en enero en el segundo mes del año, con un descenso de las ventas del 38,4%, hasta las 58.279 unidades con los mismos días laborables en febrero de 2020 y 2021. El acumulado del año (enero y febrero) registra una caída del 44,6%, hasta las 100.242 unidades, respecto del mismo periodo del año anterior, según datos de ANFAC, Faconauto y Ganvam.

Esta caída tiene un especial impacto en el canal de particulares, que registran, por primera vez desde 1996 (primer año con información digitalizada), menos ventas que el canal de empresas pese a ser un mercado mucho mayor en volúmenes. En concreto, se han comercializado 23.154 unidades, una caída del 43,8% en febrero respecto del mismo mes del año anterior en particulares, frente a 26.111 unidades (-18,7%) en empresas.

Las emisiones medias de CO2 de los turismos vendidos en el mes de febrero se quedan en 128,8 gramos de CO2 por kilómetro (WLTP), que, comparado en términos homogéneos con el dato NEDC de febrero de 2020, supone una reducción del 4,5% de emisiones de CO2.

En cuanto a los vehículos comerciales ligeros, las matriculaciones ascendieron a 12.960 unidades en febrero, un 17,6% menos que en el mismo mes de 2020. El segmento más afectado es el de comerciales ligeros de menos de 2,8 toneladas, con una caída del 19,8% (1.230 unidades). Por su parte, los derivados de turismo son el único segmento que crece, con 51 matriculaciones en febrero y un crecimiento del 75,9%. En el acumulado del año, las ventas de vehículos comerciales ligeros caen un 23,9% (22.505 unidades) respecto del mismo periodo del año anterior.

Por otro lado, las matriculaciones de vehículos industriales, autobuses, autocares y microbuses fueron las únicas que consiguieron registrar crecimientos, una subida del 3,1% durante febrero, con 2.002 unidades entregadas. Destacan los incrementos de segmentos como los vehículos industriales ligeros de hasta seis toneladas, los vehículos industriales pesados de más de 16 toneladas y los tractocamiones. En el acumulado del año, las ventas de este segmento cayeron un 9,5% respecto del mismo periodo del año anterior, hasta las 3.998 unidades

En opinión de Noemi Navas, directora de Comunicación de ANFAC, estos datos confirman que se agrava la "tormenta perfecta" sobre las matriculaciones de vehículos. "La conjunción de la tercera ola de la pandemia, la mala coyuntura económica y la caída de la confianza de los consumidores, sumados al fin del plan Renove y la subida del Impuesto de Matriculación, está teniendo un impacto muy negativo en las ventas, especialmente sobre las familias. De hecho, el único segmento de venta que crece en febrero son los vehículos de más de 20 años. De este modo, se impide la recuperación del mercado y la renovación del parque necesaria para cumplir con los objetivos de descarbonización. Necesitamos medidas urgentes de dinamización del mercado”.

Para Raúl Morales, director de Comunicación de Faconauto, las matriculaciones del mes de febrero confirman el fuerte impacto que está teniendo sobre el mercado esta tercera ola de la pandemia. "El tráfico de exposición en los concesionarios está cayendo un 50% respecto a los datos del año pasado, lo que indica que estamos en lo peor de la crisis para nosotros y, lo que es más preocupante, que el primer semestre del ejercicio se puede perder si no hay un cambio radical de la situación. La reactivación de la demanda entre los particulares es urgente y en esto tendrá mucho que ver el que se acelere más la vacunación de la población, que se vaya recuperando totalmente la movilidad, pero también que se vuelvan a poner sobre la mesa medidas que dinamicen el mercado, como el Plan Renove o que se reconduzca la subida del Impuesto de Matriculación. Aspiramos a que haya un cambio de tendencia a partir del verano y que el mercado se consolide en el segundo semestre del año, pero hasta entonces se esperan meses muy complicados para la activad de los concesionarios y para el empleo.

Según Tania Puche, directora de Comunicación de Ganvam, las cifras de febrero ponen de manifiesto que el mercado está en situación de extrema gravedad. “Aplicando un símil automovilístico, estamos en reserva. El arranque de la campaña de vacunación no ha tenido impacto en la confianza de los consumidores y, por tanto, las compras de particulares, que al final son las que indican la salud del mercado, están desplomadas. Además, con el parón de la actividad turística, las empresas alquiladoras no renuevan flota y como sus compras tienen mucho peso en nuestro mix de mercado, lastran las matriculaciones. Esta situación compromete el mantenimiento del empleo, que solo en la parte de la distribución da trabajo a alrededor de 350.000 personas. Precisamente, para que esta crisis se salde con el menor coste social y económico posible, es vital que el Gobierno contribuya de manera urgente a estimular la demanda con medidas extraordinarias como neutralizar la subida del Impuesto de Matriculación -una postura que el Parlamento respalda- o un con un nuevo plan de incentivo, máxime cuando el Renove terminó el pasado 31 de diciembre con cerca de 200 millones de euros sin consumir”.